Fenómeno ¡Por qué los hombres, incluyéndome a mí, aman los coches, maldita sea! Los autos que se muestran aquí en Afternoon Drive, nuestro postrer crónica diario, son una muy buena razón.